Castro: "Si el Papa sigue así volveré a la Iglesia y terminaré rezando"

El presidente de Cuba, Raúl Castro, ha mantenido este domingo una reunión privada con el papa Francisco de 55 minutos de duración en un estudio del pontífice en la Ciudad del Vaticano. Castro ha llegado a la cita a las 09.30 horas locales (07.30 GMT) y a continuación ha comenzado su audiencia privada con Bergoglio, quien tiene previsto viajar a la isla caribeña el próximo septiembre y que ha influido en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos. Castro ha asegurado este domingo que volverá a la Iglesia católica "si el Papa sigue hablando así". Castro ha salido "verdaderamente impresionado" de su encuentro con Francisco, que ha calificado de "muy agradable". "Si el Papa sigue hablando así, les aseguro que yo terminaré rezando nuevamente y volveré a la Iglesia católica y no lo digo como una broma", ha afirmado Castro en rueda de prensa conjunta con el primer ministro italiano, Matteo Renzi. Castro ha asegurado además que asistirá "con satisfacción" a "todas las misas que dé" Francisco durante el viaje a Cuba previsto para el próximo mes de septiembre. "SABIO" Y "MODESTO" El mandatario cubano ha asegurado que tras el encuentro quedó "impresionado, verdaderamente impresionado por su sabiduría, su modestia y todas las virtudes que sabemos que tiene" y ha agradecido la mediación del Vaticano en las negociaciones para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Además, Castro ha afirmado que se lee todos los discursos del Papa y ha recordado su afinidad por su cercanía a la Compañía de Jesús. "Él es jesuita. Yo también, en cierto modo, porque siempre he estado en escuelas jesuitas", ha argumentado. En cualquier caso, Castro ha reafirmado que es comunista. "Yo soy comunista, del Partido Comunista Cubano", una formación en la que "no se permitían creyentes". Ahora estas premisas "no siempre se cumplen", un ejemplo de que "vamos avanzando poco a poco". "Estamos en el perfeccionamiento de nuestro sistema político, económico y cultural", ha destacado. Por último, Castro ha recordado al religioso brasileño Frei Betto, uno de los principales ideólogos de la Teología de la Liberación, y que en uno de sus encuentros, le dijo Betto "yo he oído más misa que tú". La reunión con Castro ha sido algo más larga que la que el pontífice mantuvo en marzo del año pasado con el presidente estadounidense,Barack Obama, que duró 52 minutos pero que se realizó con intérprete, mientras que la de este domingo ha sido una charla privada en español. "He agradecido al Santo Padre su contribución al reacercamiento entre Cuba y Estados Unidos", ha dicho Castro al final de la audiencia. REUNIÓN PRIVADA El presidente cubano ha llegado en automóvil a la entrevista, que ha tenido lugar en el estudio adyacente al aula Pablo VI del Vaticano, poco antes de las 09.30 horas locales (07.30 GMT). Vestido de oscuro, Castro ha saludado al llegar al prefecto de la Casa Pontificia,Georg Gänswein, y también a la prensa. El lugar de la reunión, de carácter "estrictamente privado" según el Vaticano, es el elegido por el papa y el protocolo vaticano para celebrar las entrevistas más familiares o de carácter menos oficial. El portavoz vaticano, Federico Lombardi, ha explicado a la prensa que la visita de Castro, además de un agradecimiento de la labor del Papa por el acercamiento con Estados Unidos, es como una "preparación del viaje a Cuba" del Pontífice, previsto para septiembre. Lombardi ha añadido que ese viaje de Francisco a la isla caribeña servirá, como ocurrió en el pasado con las visitas de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI, para que la Iglesia cubana se sienta "muy reconfortada". A la audiencia con el papa han asistido unas diez personas, entre ellas el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas Ruiz; el canciller, Bruno Rodríguez Parrilla, y el embajador de Cuba ante la Santa Sede, Rodney López. INMIGRACIÓN EN EL MEDITERRÁNEO Castro ha comentado con el Pontífice el drama de la inmigración en el Mediterráneo y le ha ha hecho un regalo que alude al problema: un cuadro de grandes dimensiones del artista cubano Alexis Leyva Machado, Kcho, que representa una gran cruz hecha con varios barcos y un niño que reza ante ella. El artista, presente en el acto tras la reunión privada de Castro, le ha explicado al Pontífice que ha querido hacer referencia a la tragedia que sufren millares de personas que intentan llegar a Europa desde el Norte de África. "¡Qué inspiración!", ha respondido Jorge Bergoglio al recibir el regalo en una ceremonia habitual en las visitas al Papae y que en esta ocasión ha sido muy breve, de unos cinco minutos. Castro también ha regalado al Papa una medalla que conmemora el 200 aniversario de la catedral de La Habana, de la que solo existen 25 ejemplares. El Papa, por su parte, le ha regalado a Castro un medallón de San Martín de Tours, patrón de Buenos Aires, y su exhortación apostólica Evangelii Gaudium.