unnamed (32).jpg

“LA BATALLA EN QUE YA ESTAMOS ES ESENCIALMENTE CULTURAL”

MONCADA

Hay que decir que el presidente Obama, `aunque fue valiente, fue mucho más inteligente, en sus planteamientos del 17D, ante todo, debido a las razones básicas siguientes:

1. Haber catalogado como un fracaso la política seguida contra Cuba en los últimos 55 años y más que ello, que había sido Estados Unidos quien finalmente resulto aislado con esa política.

2. A diferencia de lo que había tenido lugar hasta entonces, Obama no pedía señales algunas a Cuba para plantearse cambiar la política.

3. No planteó tampoco nuevos condicionamientos, ni mantuvo los ya existentes.

4. Aceptó negociar con Cuba, tal y como esta venia planteando: en igualdad de condiciones y respetando la soberanía e independencia de la Isla. Lo cual es sin dudas un altísimo reto para la diplomacia acostumbrada de Estados Unidos.

5. Tomó la iniciativa de proponer el cambio de política a Cuba. Y dio los primeros pasos para la negociación.

6. Invirtió la ruta crítica, proponiendo primero entablar las relaciones y después comenzar a negociar. Exactamente a la inversa de cómo había sido con Carter, durante el periodo 1977-80-

7. Propuso comenzar de lo simple a lo complejo en el contenido de las relaciones.

8. Tomó los asunto en sus manos, sin cederle su liderazgo a nadie.

Estos son asuntos de partida muy importantes, pues ellos de conjunto significan que si las cosas en el futuro no decursan de ese modo, las negociaciones podrían frustrarse.

Pero, según sabemos, hubo 18 meses de negociaciones previas, que permitieron llegar a ese momento del 17D. Ese día, el Presidente Raúl Castro, no tenía que decir más que lo que dijo. Su discurso pudo ser breve. No era Cuba quien debía tomar la iniciativa de cambiar ninguna política. Tampoco estaba dispuesta a la aceptación de condicionamientos, ni debía dar señales de ningún tipo. Las condiciones planteadas por parte de Cuba para negociar eran elementales: que menos pedir, que si habría negociación esta tuviera que hacerse en igualdad de condiciones y con el respeto de su soberanía e independencia. Por eso decimos que Obama fue muy inteligente, al plantear las cosas como lo hizo el 17D, pues Cuba no iba a aceptar ninguna otra alternativa. Lo cual mostro claramente la voluntad política del Presidente Obama de negociar las relaciones con Cuba.

Pero hoy nos enfrentamos a varios asuntos importantes, en términos de los detalles de esa negociación que decursa.

1. ¿Cómo fueron los detalles acordados para establecer las embajadas, si sabemos que este paso se retrasó, como resultado de que hubo que discutir asuntos en los que no se ponían de acuerdo respecto a cómo funcionarían las sedes diplomáticas? Asuntos que solo han comenzado a parecer a “cuentagotas”, y como “deslizados” en los discursos del Ministro de Relaciones Exteriores Cubano y el Secretario de Estado Norteamericano. ¿Dónde está el listado de acuerdos específicos a que se llegó para el funcionamiento de las embajadas?

2. ¿Dónde está la información que nos relataría como fueron esos 18 meses de negociaciones previas que condujeron al 17D?

Del lado de Cuba no sabemos nada sobre ambos momentos. Al menos el pueblo no lo sabe. ¿Cuándo y quien nos va a informar sobre esos asuntos de tanto interés? Que tan preocupantes pueden ser para nuestra gente y en particular para nuestra intelectualidad revolucionaria.

ü Dos amigos en los Estados Unidos, los académicos William Leo grande y Peter Kornbluh, ya han publicado un artículo muy sugerente, “Diplomacia Ultra Secreta” (Proceso 2024, 16 de agosto del 2015, No.49), en el que pensamos, desde su visión, que no tiene que ser igual a la nuestra, han plasmado lo que ocurrió en esos 18 meses. ¿Y nosotros desde Cuba? ¿Cuándo vamos a dar nuestra visión de esos acontecimientos tan importantes? ¿Les vamos a dejar a otros, por muy amigos que sean, que den su visión de un asunto que también nos pertenece?

ü ¿Cuándo nuestras autoridades van a suministrar a nuestros especialistas, que los tenemos en Cuba, la información que necesitan para dar nuestra versión de tales hechos mencionados?

¿O es que nos vamos a conformar con que sean amigos de fuera, por muy amigos que sean, los que informen a nuestro País de acontecimientos que no pertenecen solo a Estados Unidos?

Sin dudas que “ya estamos perdiendo por no presentación”. O es que no nos hemos percatado de ello. ¿O es que se trata de un asunto sin importancia que podemos dejar al peligro de su potencial manipulación?

No quiere decir que tengamos dudas de estos dos brillantes intelectuales norteamericanos, ni que dudemos tampoco de la justeza de su visión. Pero debiéramos, desde Cuba, tener nuestra propia valoración de que ocurrió en esos 18 meses y trasmitirla a nuestra gente. Pues lo cierto es que acerca de acontecimientos tan importantes, Cuba siempre debe tener su propia versión. Lo dijo el Cro. Fidel Castro respecto a la “Crisis de Octubre” y se corrobora ahora con los libros publicados, “Back Channel”, de los autores mencionados y “De la Confrontación a los Intentos Negociación: la política de Estados Unidos Hacia Cuba”, de los autores cubanos Elier Ramirez Cañedo y el que escribe, Esteban Morales Domínguez, presentados ambos libros en la UNEAC, el 13 de octubre del 2014.

¿Podrían los compañeros y compañeras que están negociando con Estados Unidos, suministrar a nuestros especialistas la información necesaria, para elaborar algo parecido, a lo que han hecho los dos amigos Académicos norteamericanos?

Sobre todo, dentro del periodo que comienza, en que debemos librar el “segundo round” de una batalla histórica, como la de las relaciones con Estados Unidos. Proceso dentro del cual nuestro pueblo deberá estar oportuna y bien informado. Y por demás nuestros intelectuales, si como hemos dicho, realmente “la cultura es la espada y escudo de la nación”. Porque, nadie se engañe, la batalla que ya tenemos encima, es esencialmente cultural, ideológica y por demás política, donde la información desempeña una función vital.

Por demás, si como sabemos, la política de Obama, sigue una estrategia dirigida a continuar tratando de explotar asuntos que son de vital importancia para el futuro de la negociación entre ambos países. ¿Por qué vamos a dejar de lado asuntos como dar nuestra propia valoración de todos los hechos que giran alrededor de esa negociación?

Encontrándose entre los asuntos aun preocupantes los siguientes:

1. Estados Unidos trata de imponer el ritmo de las negociaciones. Asimetría que sería intolerable para Cuba.

2. Continúan apoyando a la llamada disidencia interna. Que como sabemos no son más que mercenarios a su servicio.

3. Desatar la polémica respecto a las prerrogativas del Presidente frente al bloqueo, de tal modo de que todo quede como está, hasta que Obama ya no sea el presidente. Amenazando con “dejárnosla en la estacada “.

4. Obama aun no pone en práctica todas las prerrogativas ejecutivas que pudieran servir para aliviar a Cuba los sufrimientos del bloqueo, mientras el congreso toma una decisión.

5. La negociación sobre Guantánamo continua estancada y ya el Secretario Kerry ha declarado que no está en la agenda de la negociación.

6. La llamada Ley de Ajuste Cubano no está siendo negociada.

7. Aun los norteamericanos no pueden venir a hacer turismo a Cuba.

8. Aún no ha sido eliminada la promoción de propaganda negativa sobre Cuba en radio y Tv Martí.

9. En este año 2015, la propia administración Obama asigno 30 millones de dólares que no pueden ser utilizados sino para el trabajo de subversión interna en Cuba.

10. Aun el comercio se realiza bajo las condiciones que han estado siempre vigentes: sin créditos, sin barcos cubanos, pagando cash y por adelantado antes de llegar las mercancías y en categorías limitadas de estas.

11. Aún pesa sobre Cuba, que podrá ocurrir con la política de Obama si se produce un cambio presidencial en el 2016.

12. Aún está pendiente como se va a comportar la diplomacia norteamericana.

13. Aún no están claras las facilidades financieras que permitirián a Cuba hacer avanzar el turismo.

14. Aún pesan sobre Cuba las limitaciones de no utilización del dólar en sus transacciones comerciales.

15. Aún Obama no ha cejado en su empeño de ver las nuevas relaciones con Cuba solo como un cambio táctico y en las formas de hacer política.

16. Aún Estados Unidos insiste en imponer a Cuba su modelo de democracia.

17. Aún existe una extrema derecha que está a la caza de la más mínima oportunidad para frustrar los avances de Cuba.

18. Aún Estados Unidos dispone de aliados que se han comenzado a acercar a Cuba actualizando los métodos de subversión.

Todo ello nos dice, que el paso dado con el restablecimiento de las Embajadas, aun no significa que podamos hablar del tránsito hacia el proceso de normalización de las relaciones. Dado que la actividad diplomática entre ambos países se tiene que consolidar. Mientras ello no ocurra, estaremos en peligro de retroceder. Y sabemos que en términos de su diplomacia, Estados Unidos nunca ha estado dispuesto a negociar con nadie respetando su soberanía y en igualdad de condiciones. Tal cosa no pueden esperarla de Estados Unidos ni sus aliados más allegados.

Todo eso hace que tengamos que estar bien informados, oportunamente, con realismo y sin ilusiones, como las que erróneamente se nos trataron de inocular, con el manejo del discurso reciente de H. Clinton, cuando nos informaron, solo el “Cuento de la Caperucita”, mientras que la “oreja peluda del lobo”, no aparecía por ninguna parte. Lo cual no ocurrió en la prensa de derecha. Pues aquí no podemos decir que la haya.

La Habana, Agosto 28 del 2015