unnamed.jpg

la fe por adaptaciones de Francisco

La línea más conservadora del Vaticano entregó una carta al papa con la que crítica la postura de éste en temas como el divorcio, el sínodo sobre el matrimonio y la familia.

ÚLTIMA ACTUALIZACIÓN: 13 DE OCTUBRE DE 2015 10:29 | POR DPA

Una carta de un grupo de cardenales conservadores sobre el actual sínodo de obispos, dirigida al papa Francisco y difundida en Internet, generó hoy gran revuelo en Roma.

En el documento se señala como las transformaciones propuestas por Francisco "inevitablemente levantaría cuestiones aún más fundamentales sobre cómo la Iglesia, en su camino, debería interpretar y aplicar la Palabra de Dios, sus doctrinas y sus disciplinas a los cambios en la cultura".

Además recuerdan "el colapso de las iglesias protestantes progresistas en la época moderna, acelerado por su abandono de los elementos clave de la fe y de la práctica cristiana en nombre de la adaptación pastoral justifica una gran cautela en nuestras discusiones sinodales".

El cardenal de la curia alemán Gerhard Ludwig Müller dijo al diario "Corriere della Sera" que la difusión de una carta de índole privada es un escándalo, al que describió como "un nuevo Vatileaks", en referencia a la difusión de documentos secretos del Vaticano en 2012.

La carta al papa fue difundida el lunes por el periodista Sandro Magister, especializado en el Vaticano, en su blog. En la misiva, los firmantes expresan su preocupación por que el resultado el sínodo sobre el matrimonio y la familia ya esté predeterminado.

Además, dicen que el documento de trabajo "Instrumentum Laboris" debe ser reelaborado en algunas partes. Sin embargo, varios de los 13 firmantes desmintieron tras la publicación haber firmado la carta.

Un portavoz del cardenal de la curia George Pell, que habría entregado la carta al papa, confirmó el lunes por la noche la existencia de la misma. Sin embargo, en la misiva difundida en Internet hay errores en el contenido y la lista de firmantes.

Las principales diferencias en el sínodo de tres semanas giran en torno a cómo lidiar con los divorciados vueltos a casar.