LAS ANTORCHAS DE LA JUVENTUD INDIGNADA BRILLAN MÁS

Esta afirmación corresponde a un elemento único: la juventud divino tesoro. Es la más brillante oportunidad que les regala la historia para cambiar doscientos años de infamia, de saqueo, de barbarie, de politiquería. De mantener el carácter indómito y revolucionario de estas nuevas generaciones. De recuperar la existencia de un territorio y una patria. De retomar los valores cívicos, humanos y éticos y una valiosa y única oportunidad para la niñez y la juventud para cambiar el rumbo del Estado y recuperar lo perdido.

Ya manifestamos nuestro reconocimiento y agradecimiento a los jóvenes y ciudadanía que encabezaron el movimiento de los y las indignadas y a todos los que iniciaron y se sumaron a la huelga de hambre. El derecho a permanecer o salir de las huelga es un asunto personal y no se debe descalificar a nadie, al contrario, agradecer el aporte de cada ciudadano indignado por lo mucho o lo poco que ha aportado.

La huelga de hambre fue iniciada el lunes 22 de junio por Ariel Varela, Miguel Briceño, Alejandro Bardales y Ariel Calona de Tegucigalpa; el martes 23 se integraron Gerson Suazo de Santa Bárbara, German Ayala de San Pedro Sula; Hernán Raúl Silva de Choluteca; Erlin Mejía de El Paraíso; David Velásquez de Tegucigalpa y Franklin Rivera de Atlántida, se sumaron, además, el 30 de junio los hermanos y hermana de la etnia Tolupán de Yoro: Alejandra Cabrera, José María Pineda, Ramón Matute, Darlin Soto, Juan Matute, Santos Antonio Córdova y Sergio Ávila de comunidades y poblaciones que históricamente han sido despreciados, saqueados, agredidos y asesinados de parte de los gobiernos de turno del bipartidismo y los empresarios saqueadores.

En su Comunicado Público los tolupanes exigen castigo para los responsables del asesinato de más de 100 miembros de la etnia, responsabilizando a los sicarios Selín Eliazar Fúnez Bonilla y Carlos Roberto Varela Laques y piden la destitución, por complicidad, de Mauricio Murillo, Fiscal del Ambiente de Yoro. A este anhelo claman por la llegada de la CICIH; el juicio político para los Fiscales Generales Óscar Chinchilla y Rigoberto Cuellar, pero además el respeto al Convenio 169 de la OIT.

Conmueve en la conciencia ciudadana lo denunciado por un miembro de la etnia indígena Tolupán: “no nos amedrenta la huelga de hambre, históricamente nuestros pueblos han sufrido la falta de comida y de justicia”, dijo José María Pineda.

Pero debe tenerse claridad en lo toral del planteamiento de la juventud: la CICIH, la destitución de JOH, el juicio político a los Fiscales Generales, una nueva Junta Directiva del Congreso Nacional, una nueva Corte de Justicia y la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

Otro aspecto que ya debe irse planteando es la organización mínima nacional. En la reunión nacional realizada por una Coalición de los Indignados en San Pedro Sula el día domingo 21 de junio pp., con cerca de 200 representantes de varias ciudades de Honduras, se propuso que a nivel local, departamental, regional o nacional se deben organizar MESAS DE INDIGNACIÓN CIUDADANA que sean auto convocadas. Esto nos parece algo necesario y urgente para cohesionar la unidad y articular las acciones a realizar.

Hay que cuidar, además, que el movimiento no caiga en la trampa de los cachurecos o de aquellos politiqueros que solamente piensan en sus intereses y que aprovechan las movilizaciones para llevar agua a su molino.

Ojalá la juventud indignada no se deje embaucar por los politiqueros de sobra reconocidos que quieren pescar en aguas turbulentas, o por miembros de la prostituida sociedad civil integrada por sectores de cúpula de las iglesias retrógradas, el frente patriótico golpista, ongs, empresarios y militares.

La Juventud Indignada rechaza el diálogo convocado y pretendiendo ser dirigido por el jefe del régimen JUAN ORLANDO HERNÁNDEZ, JOH, el principal responsable de la corrupción e impunidad promovida desde el Estado.

La ONU y la OEA si no quieren caer en más desprestigio deben evaluar con serenidad, tacto y sabiduría el apoyo que darán al gobierno de Honduras que ha llamado a un diálogo mentiroso que sólo cuenta con el 20% de apoyo de la sociedad, mientras tanto la totalidad de los partidos de oposición de Honduras, la clase obrera, campesina y magisterial y los sectores populares reconocidos, rechazan el diálogo.

Todos y todas debemos participar en las diferentes Movilizaciones de las Antorchas de los jóvenes y ciudadanía indignadas en cualesquier rincón del país. Sólo así haremos patria.

03 de julio 2015