unnamed (8).jpg

Presidente Maduro presentará nuevas pruebas de desestabilización promovida por EEUU en Venezuela

Caracas, 10 Ago. AVN. El presidente Nicolás Maduro anunció hoy que presentará pruebas de la participación activa del Gobierno de Estados Unidos (EEUU) en el intento de desestabilizar al Gobierno venezolano a través de la introducción de agentes en la Embajada estadounidense en el país, quienes promueven la guerra económica y la violencia en el país.

"Tengo pruebas de como el Comando Sur personalmente ha colocado funcionarios en la embajada de EEUU en Venezuela para dirigir el Plan Buitre –como llamara la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, al ataque sistémico del imperio contra los gobiernos progresistas latinoamericanos y caribeños– de sabotaje a la economía y de violencia" contra el país, expresó.

Durante la reunión extraordinaria del Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), que se desarrolló en las instalaciones de la Casa Amarilla, sede de la Cancillería venezolana, el Mandatario informó que en los próximos días se instalará una comisión especial junto a representantes estadounidenses en la que serán presentadas las pruebas.

Por otra parte, Maduro envió un mensaje de solidaridad al ex mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, y al pueblo de Brasil, que actualmente es blanco de ataques de grupos de la derecha nacional e internacional, como parte de la arremetida golpista que se adelanta en diversos países de la región.

"Toda nuestra solidaridad con Lula, nuestra hermandad, nuestra compañía y a la presidenta Dilma Rousseff y a todo Brasil que están viviendo también una arremetida de la ultraderecha, una arremetida golpista", manifestó.

En los últimos meses, gobiernos latinoamericanos han sido objetivo de los denominados "golpes blandos" o "suaves" promovidos por la derecha nacional e internacional, que han pretendido derrocar a los gobiernos de líderes revolucionarios y progresistas mediante acciones violentas en las calles, paros, guerras psicológicas y económicas.

Los casos más emblemáticos se han dado contra los gobiernos de El Salvador, Brasil, Ecuador, Bolivia, Argentina y Venezuela, donde los gobiernos legítimamente electos priorizan la felicidad y el bienestar de los pueblos por encima del capital, además de una férrea defensa de su soberanía y autodeterminación.

En los mencionados países, sectores de la oposición han mantenido el mismo modus operandi, definido por diversas estrategias, entre ellas, el impulso de campañas de descrédito, desinformación, miedo; así como denuncias de presuntas acciones de corrupción y violaciones a los derechos humanos