SAN ROMERO DE AMÉRICA, ¡QUÉDATE CON NOSOTROS!

¡QUÉDATE CON NOSOTROS!, fue la frase que los discípulos del JESUCRISTO encarnado pronunciaron camino a Emaús cuando a mediados del siglo I de la era cristiana, el Resucitado les hablaba con tanta propiedad que sintiéndose encantados aún no se habían enterado que era Él (Lucas 24, 28-29).

Es necesario también conocer algunos detalles históricos de aquellos tiempos, como por ejemplo, que JESUCRISTO y sus doce apóstoles, como judíos que eran, profesaban la religión judaica de práctica monoteísta, pero el CRISTIANISMO, aunque creyente en un solo Dios y en la Trinidad, según los Hechos de los Apóstoles, rechazaba la mayoría de los conceptos del Judaísmo. De allí su nueva propuesta, la Buena Nueva, el Nuevo Testamento.

Con lo sucedido en la calzada de Emaús, los primeros cristianos ya tenían la premonición que tres siglos después el Imperio Romano los despojaría de su doctrina de fe y hasta de su práctica ejemplar de vida cristiana, imponiendo el pensamiento judaico-cristiano que no compartían los paulinos. Desde entonces, el cristianismo primitivo perdió su esencia y fuerza, por eso hoy es lo que es.

Esta es la realidad del cristianismo que a finales del siglo III y principios del siglo IV fue sometido, después de una brutal persecución, terror y asesinatos de los cristianos de los siglos I y II por parte de los emperadores romanos y desde entonces todas las iglesias cristianas viven apegadas al poder imperial vigente, pero con más agresividad en el último siglo (1910-2015) con el imperialismo globalizado mundial.

Este es el mismo temor de los cristianos de Latinoamérica y del Mundo, que con la beatificación de monseñor ÓSCAR ARNULFO ROMERO Y GALDÁMEZ el actual poder imperial con las iglesias aliadas a la plutocracia utilicen a SAN ROMERO para sus fines confesos de dominación. Por eso temen que subir a los altares al Pastor ROMERO puede ser motivo para alejarlo de sus ovejas oprimidas, hambrientas, despojadas y martirizadas del mundo.

No se debe permitir que a nuestro SANTO ROMERO lo acapare y lo secuestre la oligarquía o el poder jerárquico de las iglesias; lo coronen de oro y plata; lo vistan con ropas suntuosas; lo envuelvan con flores multicolores y delicados perfumes; lo conviertan en una estatua de cemento, yeso o madera; lo mercantilicen como negocio; lo rodeen de cirios o incienso o se gasten en su nombre toneladas de pólvora en su fiesta. Hagamos que SAN ROMERO viva siempre encarnado en los pueblos centroamericano, latinoamericano y del mundo y que siga siendo lo que siempre fue-- un profeta con olor a pastor al servicio de sus ovejas-- denunciando por nuestra boca la injusticia, construyendo la paz, defendiendo la libertad y promoviendo el desarrollo y bienestar de la humanidad.

Este sábado 23 de mayo, medio millón de personas provenientes de todo el mundo cristiano y no cristiano, según cifras de los organizadores, llegarán hasta la avenida y plaza de ´El Salvador del Mundo´, en San Salvador, a dar gracias al Dios de la Vida por el ejemplo de este mártir que nos dejó como otros queridos santos y santas, el mejor testimonio de servicio a los más necesitados, despreciados, perseguidos y marginados, hasta el martirio de muerte, por la redención de su pueblo.

SAN ROMERO DE AMÉRICA, quédate con nosotros, quédate con tu pueblo que te necesita y líbralo de todos los males modernos, principalmente de las oligarquías, el imperialismo neoliberal globalizado y terrorista y las iglesias manipuladoras y capitalistas.

HONDURAS, 20 de mayo 2015.