unnamed.jpg

UN PASO MÁS EN LA LARGA MARCHA CONTRA EL BLOQUEO

Cuba logró en Bruselas el apoyo de los 28 integrantes de la Unión Europea y los 33 que forman parte de la CELAC, Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, en su larga marcha de medio siglo contra el bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos.

Y el jefe de Estado de Ecuador, Rafael Correa Delgado, presidente pro témpore de la CELAC, fue categórico en su discurso del miércoles al calificar de inhumano e ilegal el bloqueo, y pedir también la devolución a Cuba del territorio que Estados Unidos ocupa desde hace más de un siglo en Guantánamo.

El discurso de Correa en la inauguración de la Segunda Cumbre de la CELAC ha sido íntegramente difundido por varios medios de prensa cubanos, los cuales han dado cobertura a las actividades de la delegación de Cuba en Bruselas, encabezada por el Primer Vicepresidente Miguel Díaz-Canel.

El vicecanciller cubano Abelardo Moreno había adelantado que los países de la Unión Europea ya no se limitan a rechazar las medidas de carácter extraterritorial del bloqueo, sino que abogan porque se ponga fin a esa política estadounidense en toda su integralidad.

Tanto Díaz-Canel como el Canciller Bruno Rodríguez han desarrollado una intensa actividad diplomática en Bruselas, donde la próxima semana se va a realizar la cuarta ronda de negociaciones sobre el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea y Cuba.

El primer vicepresidente cubano había señalado al llegar a Bruselas que “estamos en un momento en el que se aprecia que hay mayor voluntad política desde los países europeos para tener un diálogo de respeto, no injerencista, no discriminatorio hacia las naciones de América Latina y el Caribe”.

Bruselas y la Segunda Cumbre CELAC – Unión Europea han constituido para Cuba el escenario que marca un nuevo paso hacia la eliminación total del criminal bloqueo de Estados Unidos, que ha sido identificado como el principal obstáculo para la plena normalización de los vínculos entre las dos naciones vecinas.

La Habana, 11 de junio de 2015