Urgente Honduras

Gobierno de Honduras continua vendiendo a pedazos nuestro país, este lunes 8 de junio, dos representantes del gobierno de JOH, Octavio Sanchez y Ebal Diaz, estarán promoviendo las Zonas Especiales de Desarrollo Económico (ZEDEs), en un evento en San Francisco, California, EEUU.

La Red de Solidaridad con Honduras (HSN) y otras organizaciones locales en San Francisco, estan planificando una acción afuera del evento en protesta.

Compartimos con ustedes el comunicado de la Red de Solidaridad con Honduras.

Presidente de Honduras promueve la "Visión Utópica" basada en el acaparamiento violento de tierras en un evento en San Francisco

OAKLAND, California, 07 de junio 2015 – El presidente hondureño Juan Orlando Hernández será representado por el secretario del Consejo de Ministros de Honduras, Ebal Díaz en San Francisco el 8 de junio de 2015. El secretario promoverá su visión anti-democrática de ciudades modelo. Éstas son áreas dentro del territorio hondureño, donde la ley hondureña no se aplica; y son gobernadas por gobiernos y corporaciones extranjeras.

Residentes del Área de la Bahía saldrán a protestar este asalto contra a la soberanía de Honduras, y el contexto en que se están proponiendo las Ciudades Modelo: la represión de parte del gobierno, la violencia y la impunidad, respaldado por un fuerte apoyo político y financiero de los Estados Unidos.

En el 2011, el Congreso Nacional de Honduras aprobó una ley que permitió la creación de Ciudades Modelo, pero dos meses después, cuatro de los cinco jueces de la Corte Suprema declararon la ley inconstitucional. El miso año, en lo que se denominó un "golpe técnico," los cuatro jueces fueron destituidos por el Congreso hondureño y reemplazados por jueces que apoyaban el proyecto. Ésta afrenta al estado de derecho no fue una sorpresa considerando que el país todavía sufría los efectos de un golpe de estado apoyado por los Estados Unidos 2009.

La nueva legislación fue aprobada en el 2013 refiriendo a las ciudades modelo como como "Zonas de Empleo y Desarrollo Económico" (ZEDES). Las ZEDES son zonas favorables a los inversionistas gobernadas por sus propios tribunales, leyes y aparatos de seguridad. Permiten las empresas evitar las regulaciones locales del comercio, crear sus propias leyes, y crear su propia fuerza policial privada. Las ZEDEs evitan la responsabilidad ante el pueblo hondureño, se apoderan de la tierra que sustenta la población local, y crean leyes arbitrarias por medio de sus servicios de seguridad privada.

Las comunidades costeras cuyas tierras están en el blanco para el desarrollo de las ZEDEs, algunas de ellas comunidades Garifuna, ya están bajo la amenaza de represión y violencia. Honduras tiene la tasa de homicidios más alta del mundo, y es uno de los países más peligrosos para los defensores de derechos humanos y del medio ambiente, los abogados y los periodistas. En el 2014, 12 activistas ambientales fueron asesinados. Más de 34 periodistas han sido asesinados desde el 2009. La tasa de la impunidad es más del 90% y muy pocas de estas muertes violentas son investigadas, y mucho menos llevadas a juicio.

Las comunidades costeras también han sido objeto de robo de sus tierras para el turismo, la extracción de recursos, y el narcotráfico. Las ciudades corporativas representan otra amenaza a sus territorios y las comunidades se encontrarían indefensas ante las ciudades modelo que son legalmente autónomas y no rinden cuentas a nadie.

La Organización Fraternal Negra de Hondureña (OFRANEH), un grupo garífuna que desde hace décadas se opone al acaparamiento de tierras en la costa norte, dijo en una declaración el 28 de mayo, " … la solución que pretende un grupúsculo de políticos y empresarios de rematar zonas del país al capital extranjero, donde se les permitirá una tabula rasa jurídica, es un simple negocio de la elite de poder, que dará lugar a islas de afluencia circundadas por un mar de pobreza y violencia. El fracaso de Honduras está relacionado directamente con la condición de piratas de aquellos que han ejercido el poder y se han asociado con el narcotráfico en las últimas décadas, permitiendo el colapso del sistema jurídico y la putrefacción de las fuerzas de seguridad.”

Las ciudades modelo violan la Constitución de Honduras y el artículo 169 de la Organización Internacional del Trabajo -- a la cual el gobierno de Honduras es signatario -- al no dar a las comunidades indígenas el derecho al consentimiento libre, previo e informado antes que el desarrollo se pueda realizar en sus tierras. Violan los derechos democráticos a la participación y los derechos nacionales de soberanía. Además, entran en conflicto con el concepto básico de la propiedad – el fundamento de los derechos humanos y del crecimiento económico - incluso para los más estridentes discípulos del comercio libre.

El Instituto Seasteading, uno de los patrocinadores del evento del 08 de junio, ha expresado gran interés en el desarrollo de una Ciudad Modelo en Honduras, ignorando el contexto local y a la oposición de las comunidades. OFRANEH dice que la "ciudad flotante" que Seasteading pretende construir en la costa permitiría a los residentes extranjeros adinerados "lograr eludir las leyes y restricciones por parte del estados-nación, dando lugar a un micro estado que responderá a los intereses económicos y políticos de la elite".